Histórico de artículos

12 de Septiembre 2021
Inmigración y empleo, la otra brecha salarial



Los inmigrantes afincados en Andalucía cobran salarios más bajos que los andaluces, sufren tasas de paro más elevadas y sus contratos son más precarios. Es lo que se desprende del informe elaborado por la Consejería de Presidencia titulado "Estrategia andaluza para la Inmigración 2021-2025".

El documento, del que viene informando EL MUNDO, constata que el peso de la población inmigrante en Andalucía es del 10,37%, por debajo significativamente de la media española (15,24%), pese a que la comunidad es una de las principales puertas de entrada de la inmigración irregular que llega por mar a la península.

El informe contiene un exhaustivo análisis sobre la inmigración y el empleo en Andalucía. Llama la atención la enorme brecha salarial que existe entre la retribución media de los andaluces y la de los extranjeros. En el año 2018, la ganancia media anual por persona en Andalucía fue de 22.138 euros para las personas de nacionalidad española y de 14.838 euros para las extranjeras. Son 7.300 euros de diferencia al año.

En el año 2017, según cifras de la Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE (Instituto Nacional de Estadística), la brecha salarial entre los andaluces y los extranjeros se elevó hasta el 35% y superó los los 8.000 euros. Para las mujeres, la diferencia era de un 24%, quedándose en algo más de 4.000 euros entre mujeres españolas y extranjeras.

El empleo es una parte fundamental en el proceso de integración de la población inmigrante. "Encontrar un empleo puede ser la puerta de entrada a la inclusión en la sociedad de recepción, a la participación en su vida social y al acceso a una vivienda y a unas condiciones de vida dignas", expone el informe de la Junta.

Sin embargo, los datos muestran una "realidad desfavorable" en cuanto al empleo y la calidad de este de los inmigrantes. "Hoy en día, contar con un empleo no garantiza evitar las situaciones de vulnerabilidad a la exclusión", apostilla el documento.

La contratación de inmigrantes se hace de forma masiva a través de contratos temporales, que suponen un 95%, frente al 5% de indefinidos, según los datos incluidos en el informe, referidos al periodo que va de abril de 2019 a marzo de 2020. En este caso, hay una ligera ventaja para las mujeres extranjeras, ya que firman más contratos indefinidos que los hombres. La tasa de contratos indefinidos que firman las mujeres extranjeras es del 6%. Ello se debe a que la mayoría de los hombres se dedica a tareas del campo, que son estacionales.

Agricultura

En cuanto a los sectores de actividad en los que trabajan las personas extranjeras en Andalucía, los principales son la agricultura y la hostelería, tanto para hombres como para mujeres. El tercer lugar lo ocupa la construcción, para los hombres, y el comercio, para las mujeres extranjeras.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, la gran mayoría de las personas inmigrantes está afiliada en el régimen general y sólo un 18,1% están dados de alta como trabajadores autónomos.

El sector agrario, que claramente se concentra en las provincias de Almería y Huelva, da más empleo a los hombres extranjeros, si bien en Huelva hay más mujeres inmigrantes. Según el Boletín de estadísticas laborales del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en al régimen general agrario había, a 31 de marzo 2020, un total de 60.869 hombres extranjeros afiliados y 44.967 mujeres. En Almería, eran 27.052 hombres y 8.784 mujeres en el régimen agrario, mientras que en Huelva había 22.207 hombres y 30.904 mujeres.

El trabajo en el sector agrícola se caracteriza por su estacionalidad, lo que en parte explica la importancia de los contratos temporales. La crisis producida por el Covid-19 ha causado la paralización de la actividad de buena parte de los sectores de la economía española en general y andaluza en particular, advierte el informe elaborado por la Consejería de Presidencia.

En las áreas de hostelería y comercio se ha destruido empleo, mientras el sector agrícola ha podido resistir en cierta medida por su consideración de actividad esencial. Sin embargo, dado el alto grado de temporalidad en el sector agrícola, resulta evidente que las personas que trabajan en él se han visto "fuertemente afectadas".

Pandemia

Por otro lado, los autores del informe proponen que será necesario analizar cómo la pandemia, con el cierre de las escuelas, impacta en las mujeres y en los sectores de los cuidados y del empleo doméstico.

Precisamente las mujeres inmigrantes son mayoría entre los afiliados al régimen especial de la Seguridad Social como empleadas del hogar. Son 12.099 mujeres extranjeras, frente a 948 hombres. Estas se concentran de forma mayoritaria en las provincias de Málaga y Sevilla. En cambio, entre los autónomos, hay más hombres extranjeros (el 59,8%).

Las peores condiciones de los inmigrantes se visualizan también en la tasa de paro, que es superior entre la población extranjera. Así, en el último trimestre de 2020, la tasa de paro se aproximaba al 29% entre los inmigrantes, siete puntos por encima de la tasa de paro de las personas españolas en Andalucía.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/andalucia/2021/09/11/611a533321efa0e2498b45c1.html

Material Multimedia Relacionado