Información discográfica sobre migraciones y piezas musicales
Una canción para los náufragos

 

  Nombre: Analía Iglesias
Fecha: 04/02/2018
Tipo:

Fuente: El País
URL relacionado: https://elpais.com/elpais/2018/02/02/migrados/1517558254_625453.html

La promesa de tierra firme hace aguas en cuanto se ponen los dos pies dentro de un bote de juguete, cuando se salta al cayuco o a cualquier otro barco miserable que se empuja al Mediterráneo. Entonces, solo queda esperar el milagro de llegar a alguna orilla.

Quienes caminamos la margen sur sabemos que no hay manera de desalentar al que se ha dispuesto mentalmente para la travesía a cualquier coste hacia Europa. Son sueños que pesan como anclas: "¿Qué significa Europa? ¿Esto es Europa?", le hace decir el músico Jorge Da Rocha (Oporto, Portugal, 1980) a la niña migrante de su canción Mare Nostrum.

La niña de la canción le pregunta a la madre por el significado de una palabra que desde el sur suena a milagroso destino. A poco de andar, lejos de aquella diosa inspiradora que enamoró a Zeus, Europa, se ve demasiado mojada y fría: "¿Este es el lugar en el que me decías que íbamos a estar bien? Esto no parece tan antiguo y sabio".

Los ojos de una niñita que mira a la lente del fotógrafo entre la desorientación de los que huyen, expulsados de su hogar, le sugirieron a Da Rocha una letra que emociona: "¿Dónde está tu mano? Tendrías que haberme dicho. Tendrías que haberme dicho del mar… Tendrías que haberme dicho lo que quiere decir Europa!.

Mare Nostrum es la canción que el contrabajista portugués afincado en Barcelona acaba de presentar y que quiere donar a una organización que pueda ayudar a algunos de los náufragos del Mediterráneo. La compuso después de ver la foto de una tragedia, a las puertas de ese mar que ahora es su casa.

"Estaba muy relajado leyendo el periódico cuando, de repente, vi la imagen de 40 personas muertas en el mar Mediterráneo. Sentí la necesidad de escribir música en forma de denuncia, de quejido. Pero la música es parte de un proyecto más grande. Me gustaría volver a grabar el tema, con más músicos y con un coro", explica Da Rocha, que la semana pasada estrenó la canción en Radio 3 (RNE).

"Quiero dar voz a este problema y que el verso you should have told me ('deberías haberme dicho') lo canten los refugiados en cada uno de sus idiomas". Esta es la propuesta del músico que ya eriza la piel con ese Mare Nostrum grabado con la austera belleza de contrabajo y voz. Por ahora ha contactado con una coral de inmigrantes y espera sumar a otras voces conocidas. A partir de la nueva grabación, Jorge imagina que la ONG que acepte una canción como donativo podría utilizar los beneficios que esta genere en ayudar a los migrantes. La tierra firme también se construye con trabajo colectivo. El arraigo puede edificarse en las relaciones, incluso en una sonrisa del anfitrión… En un estribillo sentido.

"La idea es crear una plataforma digital desde la que los usuarios puedan descargarse la canción, donando por ella el valor que consideren. Sería interesante poder llegar a diferentes países, para que más gente participe y comparta la música", apunta Da Rocha.

"¿Dónde está la cama donde esperaré tu beso de las buenas noches? Una tierra soñada, decías (…)Tendrías que haberme dicho que este era el hogar que encontraría: tanta agua sin tierra", dice la canción, a modo de plegaria. ¿A qué estrellas podemos rezar?